Asesinan a tiros a una pareja de ambientalistas dedicada a la reproducción de tortugas y a su hija adolescente en la Amazonía brasileña

Asesinan a tiros a una pareja de ambientalistas dedicada a la reproducción de tortugas y a su hija adolescente en la Amazonía brasileña

Los tres cuerpos fueron hallados en la propiedad de la familia, que vivía de la pesca. Las autoridades investigan los crímenes.

Los cuerpos de José Gomes, conocido como ‘Zé do Lago’, su mujer, Márcia Nunes Lisboa, y su hija Joane, de 14 años, fueron hallados en la propiedad de la familia en la zona rural de Sao Félix do Xingu, en el sur del estado brasileño de Pará. 

Según las primeras investigaciones de la Policía, los tres fueron ejecutados a tiros y el estado de descomposición de los cadáveres indicó que los asesinatos ocurrieron tres días antes de ser encontrados por el hijo del matrimonio. 

El cuerpo de Márcia estaba próximo al río, mientras que el padre y la niña se encontraban cerca de la vivienda. La familia vivía de la pesca y tenían un proyecto de reproducción de tortugas.

En un video que circula en las redes sociales aparece ‘Zé do Lago’ a orillas del río soltando a las crías de tortugas y hablando del trabajo que llevaban realizando dos décadas.

Las autoridades aseguran que todavía es pronto para sacar conclusiones sobre las posibles motivaciones de los crímenes. 

«No es un caso aislado»

Mientras, en un comunicado, la Sociedad Defensora de los Derechos Humanos de Pará expresó su preocupación por «otra masacre» en el campo y explicó que la familia llevaba a cabo actividades de protección ambiental y era conocida por su labor con las tortugas.

Por su parte, Amnistía Internacional destacó que «las amenazas, ataques y asesinatos de defensores de derechos humanos y ambientales no son casos aislados».

«El Estado brasileño debe actuar para contener la violencia y el ciclo de impunidad que avanzan sobre la región amazónica y todo el territorio nacional», añadió.

El Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) también lamentó la muerte. «Este horrible caso no es aislado y forma parte del avance del proyecto genocida del Gobierno de Bolsonaro», comentó. 

La exministra de Medio Ambiente y excandidata presidencial Marina da Silva lamentó en las redes sociales los asesinatos. «Trabajaban por la vida del río, por la vida de la tierra y por la vida en general. Y los mataron, les quitaron la vida a tiros», escribió.

Brasil es uno de los países más peligrosos del mundo para los ambientalistas. Un informe de la ONG Global Witness apunta que, con 20 asesinatos, el gigante latinoamericano se encuentra en el cuarto lugar del ranking de países que mataron a más activistas ambientales en 2020. Los datos dejan a Brasil solo por detrás de Filipinas (29 muertes), México (30 muertes) y Colombia (65 muertes).

La mayoría de los asesinatos en Brasil fueron contra indígenas y tuvieron lugar en la Amazonía.

Deja una respuesta