La educación de los padres aporta grandes beneficios para la supervivencia infantil

– La educación de los padres aporta grandes beneficios para la supervivencia infantil, según los investigadores
Uno de los pocos estudios…

– La educación de los padres aporta grandes beneficios para la supervivencia infantil, según los investigadores

Uno de los pocos estudios que observa la educación materna y paterna, encontrando efectos protectores de ambos

SEATTLE, 11 de junio de 2021 /PRNewswire/ — Un nuevo estudio realizado por investigadores del Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington y el Center for Global Health Inequalities Research (CHAIN) encontró reducciones significativas en el riesgo de muerte de los niños asociados con más años de vida de educación parental.

IHME logo

Según el estudio, un solo año de educación materna redujo el riesgo de muerte de los niños menores de 5 años en un 3%, y los niños nacidos de madres con 12 años de educación tienen un 30% menos de probabilidades de morir antes de los 5 años, en comparación con los nacidos de madres con cero años de educación. Doce años de educación paterna redujeron el riesgo de mortalidad de menores de cinco años en un 17% en comparación con ningún año de educación.

«Esta investigación es emocionante debido a la coherencia de los efectos positivos de la educación en diferentes geografías y épocas», comentó Hunter York, autor principal del estudio. «Si bien esta evidencia no es causal, apunta a una relación que va más allá de la influencia de los comportamientos correlacionados con una educación más baja, como el tabaquismo, o intervenciones políticas que apuntan a mejorar la supervivencia infantil independientemente del nivel de educación de los padres, como la planificación familiar gratuita. Estos son mecanismos importantes que afectan la relación entre la educación y la salud infantil, pero nuestros resultados sugieren una función beneficiosa de la educación en sí misma».

Los autores del estudio destacaron la importancia de realizar más investigaciones sobre la educación paterna, que se ha estudiado mucho menos que la educación materna.

«Incluso después de controlar la educación de la madre, la educación del padre sigue siendo importante», explicó la profesora Emmanuela Gakidou, una de las autoras principales del estudio. «La mayoría de los estudios se centran únicamente en los años de educación materna, pero es fundamental comprender y analizar la conexión entre los dos, y no descartar la contribución de la educación paterna a la supervivencia infantil».

En el análisis se incluyeron más de 300 estudios de 92 países, que capturaron más de tres millones de nacidos vivos. Los investigadores encontraron que el efecto protector de la educación de los padres se fortalecía a medida que aumentaba la edad del niño, pero era significativo para todos los grupos de edad menores de cinco años.

  • Para los recién nacidos (0-27 días), cada año adicional de educación materna redujo el riesgo de mortalidad en un 1,5%. Cada año de educación paterna redujo el riesgo en un 1,1%.
  • Para los bebés (de 1 a 11 meses), cada año de educación materna redujo el riesgo de mortalidad en un 3,7%. Cada año de educación paterna redujo el riesgo en un 1,8%.
  • Para los niños pequeños (de 1 a 4 años), cada año de educación materna redujo el riesgo de mortalidad en un 4,4%. Cada año de educación paterna redujo el riesgo en un 2,2%.

La relación estuvo presente en todas las regiones y después de controlar la riqueza o los ingresos, el nivel de educación de la pareja y el sexo del niño.

«Se necesitan más reducciones en la mortalidad infantil, y las inversiones en educación pueden ser clave para lograrlo», explicó el profesor Terje Andreas Eikemo, líder de CHAIN. «Es hora de que la educación se incorpore a la agenda política internacional como un determinante global de la supervivencia infantil».

Es importante destacar que el estudio también encontró que el impacto de cada año adicional de educación en la supervivencia infantil sigue siendo el mismo para la educación primaria, secundaria y terciaria, lo que indica que centrarse únicamente en la educación primaria pierde oportunidades de reducir el número de muertes de menores de cinco años y dar a los niños las mejores posibilidades de supervivencia.

«Incluso entre generaciones, la educación y la salud están vinculadas», dijo Kam Sripada, uno de los autores principales del estudio. «El acceso universal a una educación de calidad debe ser una prioridad desde los primeros años hasta la educación superior, tanto para ayudar a la generación actual a alcanzar su potencial como para ayudar a la próxima generación a sobrevivir y prosperar».

El estudio fue financiado por el Norwegian Research Council, la Bill & Melinda Gates Foundation, y la Rockefeller Foundation-Boston University Commission on Social Determinants, Data, and Decision Making (3-D Commission).

Contacto: media@healthdata.org

Acerca del Institute for Health Metrics and Evaluation

El Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) es una organización de investigación sanitaria global independiente de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington que proporciona una medición rigurosa y comparable de los problemas de salud más importantes del mundo y evalúa las estrategias utilizadas para abordarlos. El IHME está comprometido con la transparencia y hace que esta información esté ampliamente disponible para que los responsables de la formulación de políticas tengan la evidencia que necesitan para tomar decisiones informadas sobre la asignación de recursos para mejorar la salud de la población.

Logo – https://www.newjerseynoticiastoday.com/wp-content/uploads/2021/06/la-educacion-de-los-padres-aporta-grandes-beneficios-para-la-supervivencia-infantil.jpg 

 

 

Deja una respuesta